Amatrice, año ceroDevastada por un terremoto año y medio después

El 24 de agosto de 2016 un terrible terremoto de magnitud 6,2 en la escala Richter causó la muerte de 299 personas en Italia, 249 víctimas mortales en la pequeña y bella localidad de Amatrice

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • mename
  • Linkedin
  • mail
  • WhatsApp

Valora esta noticia

Información

Podría ser el escenario de cualquier ciudad arrasada por la guerra, pero es Amatrice, el pueblo que hace año y medio quedó sepultado bajo los escombros tras un violento terremoto en el centro de Italia. Zapatos esparcidos por el suelo, fachadas desgarradas o el crujido de los pasos al pisar cristales rotos nos permiten imaginar la magnitud de la tragedia.

El reloj del campanario aún marca las 03:36, quizás un minuto más, el tiempo que tardó en agonizar Amatrice al venirse abajo. En ese mismo instante del 24 de agosto de 2016, la vida cambió para siempre para sus ciudadanos. “Teníamos una casa en el pueblo y acabábamos de comprar otra. Estábamos acostumbrados a estar siempre con los animales”, nos dice Benito, que ahora vive junto a su mujer en una de las casetas prefabricadas de 40 metros cuadrados que el Ayuntamiento les entregó. “Han hecho colmenas y hemos entrado dentro”, matiza Elia. Los lugareños recuerdan cómo horas después del terremoto algunos animales se escaparon y viajaban sin rumbo.

Un total de 299 personas murieron a causa del seísmo de magnitud 6,2 en la escala Richter –249 de ellas en Amatrice–.

Los que se criaron en sus calles, como Emma Moriconi, saben que solo cerrando los ojos podrán imaginar aquellos lugares donde crecieron. “Ver esto todos los días, es algo que me desarma. No te habitúas nunca. ¿Cómo te vas a acostumbrar a una cosa así?”, se lamenta esta periodista que ahora trabaja en la oficina de prensa del Ayuntamiento. “Ésta era Porta Castello, una de las antiguas puertas de la ciudad”, recuerda señalando un montaña de escombros. “Hay un monte inmenso. Aún queda mucho por hacer”, explica Sergio Pirozzi, el alcalde, que urge a que se retiren las ruinas no ya por el impacto visual que produce, sino porque “los escombros representan la historia de las personas que ya no están”.

Mientras tanto, el turismo es el que sigue empujando la economía de Amatrice. Si bien hace un tiempo el interés principal de los visitantes era disfrutar de unos días de turismo rural, hoy lo hacen motivados por la solidaridad de “echar una mano a todas las empresas que quedaron destruidas”, sostiene Fabio Magnifici, propietario del Bar Renacimiento. Algunos vienen a comer el plato estrella: Spaghetti all’Amatriciana. Otros, a llevarse un souvenir o simplemente a hacer la compra en el supermercado del pueblo.

Alessio Bucci se salvó de milagro tras pasar seis horas junto a su mujer sepultado por los escombros. Los encontró su cuñado Ivo porque los servicios de emergencia no daban abasto. Hoy, tras el imborrable recuerdo de aquella noche y las cuarenta siguientes de hospital, sigue al frente de Ristorante Roma junto a su padre en un área habilitada para los negocios que quedaron destruidos, apodada Zona Gusto: “Parece que todo el pueblo se haya mudado a esta zona. Siempre está lleno. Estoy seguro de que Amatrice volverá. No sé cuándo. Ni cómo. No sé si llegaré a verlo. Pero Amatrice volverá más fuerte de lo que fue un día”.

Rubén M. Mateo

Publicación

26 de febrero, 2018

Créditos

  • Un reportaje de Rubén M. Mateo

Categorías

Comentarios

Aporta, opina, participa en la conversación, apoya, condena, di lo que tengas que decir, lo que piensas, lo que sientes. Pero hazlo con educación y respeto. Gracias.

Galería

Este vídeo está rodado en Italia

* Haz click sobre los puntos destacados del mapa para ver más vídeos por sus localizaciones.

Otros Vídeos que te pueden interesar

Relacionados

En esta misma categoría