De profesión, LadrónCUANDO ROBAR ENGANCHA

EN SUS HISTORIALES DELICTIVOS HAY MÁS DE 50 ATRACOS A BANCOS, ALUNIZAJES O ROBOS EN VIVIENDAS. LLEGABAN A GASTARSE MILLONES EN UNA NOCHE DE FIESTA. ACABAN DE SALIR DE LA CÁRCEL Y NO DESCARTAN VOLVER A ROBAR SI NADIE LES AYUDA CON UN TRABAJO A SALIR DEL CÍRCULO VICIOSO DEL DINERO FÁCIL

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • mename
  • Linkedin
  • mail
  • WhatsApp

Valora esta noticia

Información

A Hipólito le conocen en todas las prisiones del país. Ha pasado la mitad de su vida en la cárcel. Siendo casi un niño se enganchó a la heroína y entonces comenzó a atracar bancos. Es su especialidad. Ha llegado a llevarse 100.000 euros de una caja fuerte, pero en su dilatada carrera como atracador nunca le ha hecho daño a nadie. Es un ladrón de la vieja escuela. “Yo no podría hacer lo que hacen los ladrones ahora. Nosotros teníamos más educación”, dice.

“Nuestra experiencia tiene que servir para que otros no lo caigan en esto, porque yo estoy vivo, pero muchos no han tenido tanta suerte”.

Nuestro segundo protagonista prefiere no mostrar su rostro. Se fue de casa con 13 años escapando de las palizas de su padre. También ha sido toxicómano. Se ha pasado 17 años en prisión por robos con fuerza, violencia e intimidación. Ha sido alunicero y ha robado en viviendas y negocios. Asegura que llegó a robar coches por pura diversión.

“Robar es adictivo, como traficar. Me he llegado a gastar 12.000 euros en una noche. Si no encuentro trabajo, no tengo problema en volver a hacerlo”.

Los dos han tenido miles de euros en el bolsillo, pero siempre han vivido huyendo de la Policía. “Puedes ir a los mejores hoteles o restaurantes, pero España tiene una de las mejores policías del mundo. Sabes que tarde o temprano te van a pillar”, asegura Hipólito. Hoy colabora con la ong Pripali, de apoyo a presos. Ellos le pagan el alquiler y la manutención hasta que pueda valerse por sí mismo.  “Si no me hubieran ayudado, ya habría ido a por un arma y quizá habría vuelto a prisión”. Ahora su objetivo es ayudar a otros reclusos a comenzar de nuevo y salir de la delincuencia. “He tenido que perder a mi familia, mis amigos e incluso mi libertad, para encontrarme a mí mismo”.

 

Ambos acaban de salir de la cárcel, ya no consumen drogas y aunque se avergüenzan de lo que han hecho, han pagado su deuda con la sociedad. De momento no quieren oir hablar de delincuencia. Quieren hacerse un hueco en la sociedad, pero viven en la cuerda floja.

 

Publicación

18 de octubre, 2017

Créditos

  • ReporteroLeo Álvarez
  • ImagenÍñigo Aramburu, Gorka Arostegi
  • MontajeDavid Santamaría
  • ProducciónJessica Cabrera

Categorías

Comentarios

Aporta, opina, participa en la conversación, apoya, condena, di lo que tengas que decir, lo que piensas, lo que sientes. Pero hazlo con educación y respeto. Gracias.

Otros Vídeos que te pueden interesar

Relacionados

En esta misma categoría