Guatemala: Huir para sobrevivirSecuestro, drogas, maltrato y fuga

Karla buscó en España alejarse de la violencia ligada a los clanes de la droga en su país natal. Sin embargo, en Barcelona descubrió el alcance de los tentáculos de las bandas latinas.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • mename
  • Linkedin
  • mail
  • WhatsApp

Valora esta noticia

Información

Karla Escobar es guatemalteca y tiene 26 años. A los ocho fue raptada por una banda vinculada al narcotráfico.

Los secuestradores también se llevaron a su hermana Darlyn, entonces un bebé doce meses. A los tres días de cautiverio, Karla descubrió que el cerebro del secuestro fue su propio padre que pretendía chantajear a su madre que, cansada de los malos tratos, había decidido abandonar el hogar y llevarse a sus cinco hijos. “Pensaba que íbamos a morir. Mi papá cedió al final y nos liberó una semana después de encerrarnos”, recuerda Karla, emocionada ante nuestras cámaras.

La venta de estupefacientes, los ajustes de cuentas y los drogadictos pusieron la vida de su familia en peligro.

“Desde pequeña veía cocaína, crack y metralletas en mi casa porque mi padre vendía droga. Un día quemaron la vivienda de mis vecinos porque querían matarnos a nosotros. Los enemigos se equivocaron de hogar”

A los 15 años huyó de Guatemala y se fue a Barcelona en busca de un futuro mejor que le permitiera ayudar a su familia. Llegó sin papeles y sin conocer a a nadie. Sola y desesperada, leyó un anuncio en el que ofrecían una habitación de alquiler y, sin saberlo, se fue a vivir a un nido de Latín Kings.

“Para entrar en la banda me pedían que me acostara con ochos chicos de la pandilla o que me dejara dar una paliza por las mujeres, pero yo me negué. Me ofrecían sexo, drogas y protección. No los necesitaba, abandoné la casa y pedí ayuda a un vecino”, rememora.

Animada por otra guatemalteca se trasladó a Madrid. En la capital española su vida mejoró. Se formó como peluquera y esteticista y fue contratada por una importante compañía de cosméticos.

Parte de sus ingresos los manda a Guatemala para ayudar a su familia. Su madre por su parte viajó a Estados Unidos hace una década.

Pasó seis días en el desierto, cruzó la frontera sin papeles y estuvo a punto de morir. Desde entonces no se han visto pero son felices. Entre las dos pagan los estudios de odontología de Darlyn, la pequeña de la casa, aquella hermana que fue secuestrada siendo un bebe y hoy se ha convertido en la segunda mejor estudiante de su promoción.

Descubre también “Hasta luego Nicaragua” en Sinfiltros.

 

Publicación

22 de enero, 2018

Créditos

  • RedactorPaco Ballesta
  • ImagenJavier Uriarte
  • MontajeDavid Santamaría
  • Edición Raquel Ramos
  • GrafismoCarolina Monteverde
  • DocumentaciónCristina Quintana

Categorías

Comentarios

Aporta, opina, participa en la conversación, apoya, condena, di lo que tengas que decir, lo que piensas, lo que sientes. Pero hazlo con educación y respeto. Gracias.

Galería

Este vídeo está rodado en EspañaGuatemala

* Haz click sobre los puntos destacados del mapa para ver más vídeos por sus localizaciones.

Otros Vídeos que te pueden interesar

Relacionados

En esta misma categoría