Mi bebé murió nada más nacerEl hospital universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, denunciado por negligencia

Descubre la desgarradora lucha de unos padres por reclamar responsabilidades y saber por qué el nacimiento de su hija Chloe se ha convertido en su recuerdo más triste.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • mename
  • Linkedin
  • mail
  • WhatsApp

Valora esta noticia

Información

Mónica y Alberto lo tenían todo preparado para recibir a su hija Chloe Rodríguez Carrasco. Una habitación, una cuna, ropa… y  mucha ilusión. Sería la segunda después de Nerea. Pero la pequeña no pudo superar el parto. Algo falló en la madrugada del 15 al 16 de mayo de 2016. Algo que no está claro ni en la autopsia: “En la actualidad no puede establecerse de manera definitiva cuál es la causa principal de la muerte (…) Se conoce que la última causa fue una insuficiencia respiratoria producida por la pérdida del bienestar fetal pero no a qué fueron debidas esas situaciones”.

Pero ¿qué provocó esa pérdida de bienestar fetal? Ante la falta de explicaciones, los padres no ven otra respuesta que una cadena de errores humanos. Una responsabilidad que creen que el centro médico intenta silenciar.

A su llegada al Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, las constantes de Chloe eran buenas. El parto se adelantó unos días y, como recalcaron al llegar a Urgencias, se trataba de un embarazo de riesgo ya que Mónica padecía diabetes pregestacional. Advertencias que, según cuentan en su blog las huellas de Chloe, no fueron suficientemente tenidas en cuenta. Los padres denuncian desatención. Estaban solos en la habitación y, tras varias alarmas, se decidió bajar el volumen de las máquinas. Entonces Chloe estaría sufriendo una falta de oxígeno, pero no se realizó la prueba de PH en el cuero cabelludo que lo confirmaría en el momento. Tampoco la presencia de meconio en el líquido amniótico tras romper la bolsa alarmó a los médicos. En su lugar se optó por la Ritrodina, medicamento destinado a frenar las contracciones y el ritmo del parto, pero el feto continuó sufriendo. Desde las 1:00h  y hasta las 2:15h, Mónica y Alberto no recibieron ninguna visita. Entonces ya fue demasiado tarde. Una cesárea de urgencia no pudo salvar a Chole, que nació en parada cardiorrespiratoria.

El Hospital ofreció de inmediato encargarse de la necropsia y la incineración, algo que los padres rechazaron. Querían conocer cuál fue la causa de la muerte de su hija e inmediatamente interpusieron, por medio de sus familiares, una denuncia contra el Hospital Rey Juan Carlos.

La primera autopsia revela un sufrimiento del feto, una pérdida del bienestar, pero no la causa. Es lo que intentan esclarecer Mónica y Alberto en un engorroso proceso judicial en el no han sido llamados a declarar ni a aportar pruebas.

Tampoco el Hospital Rey Juan Carlos les ha puesto facilidades. Ni siquiera para entregar la historia clínica completa ni el registro físico, documentos requeridos en varias ocasiones y al que solo tuvieron acceso los padres 21 meses después de la trágica noche. El hospital tampoco ha querido atender a SinFiltros. Tras varias llamadas y correos electrónicos se niegan a atendernos y a dar su versión de lo sucedido.

Mónica y Alberto conocieron a su hija cuando ya había fallecido. De esa noche conservan una tarjeta con las huellas de la pequeña y la fecha y hora de su nacimiento.

Una tarjeta con un error ortográfico en el nombre del Bebé. Escribieron Chloe sin h.

Publicación

21 de mayo, 2018

Créditos

  • ReporteroDavid Castro
  • EdiciónLuis Espinosa
  • ImagenJavier Uriarte
  • GrafismoBea Feijoo
  • ProducciónEsther Vivas

Categorías

Comentarios

Aporta, opina, participa en la conversación, apoya, condena, di lo que tengas que decir, lo que piensas, lo que sientes. Pero hazlo con educación y respeto. Gracias.

Galería

Otros Vídeos que te pueden interesar

Relacionados

En esta misma categoría