Temporeros de la mendicidadMafias que obligan a mendigar a gitanos rumanos en España

Mujeres mayores, jóvenes con muletas y malformaciones, o incluso niños. Son obligados a mendigar en España por mafias que operan desde su país de origen.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • mename
  • Linkedin
  • mail
  • WhatsApp

Valora esta noticia

Información

Suelen dormir en la calle, debajo de un puente, en un banco, o refugiados en un portal abandonado.

Se despiertan muy temprano, con el bullicio de la ciudad, el ruido de los coches y las conversaciones de la gente que madruga para ir a trabajar. Esconden entre los arbustos los cartones o colchones que les hacen de cama, las mantas y sus pertenencias, y se preparan para una larga jornada. Recorren kilómetros andando por las calles o se pasan la mañana sentados en una esquina para conseguir unas monedas. Con mensajes como “no tengo trabajo”, “tengo tres hijos” o “no tengo para comer” consiguen que algunos transeúntes se paren, les presten atención unos segundos y dejen caer una moneda en su vaso, para luego olvidarse de ellos y continuar con su rutina.

Es muy común ver en las calles de las principales ciudades de nuestro país a personas pidiendo dinero o comida, mendigando. Pero ¿dónde van a parar los céntimos o euros que consiguen? ¿Realmente les estamos ayudando?

Un porcentaje muy alto de los mendigos que encontramos en nuestro país provienen de Rumanía y son de etnia gitana. Allí son un sector de la población altamente marginado y discriminado. Esta situación, junto con la extrema pobreza, son los principales factores que les hacen huir de su país para buscar una vida mejor. Una situación de la que se aprovechan mafias organizadas en Rumanía. Su modus operandi es el siguiente: buscan familias gitanas con pocos recursos, les ofrecen un trabajo en España u otras ciudades europeas y les pagan el viaje de ida. Una vez allí se dan cuenta de que no existe ningún trabajo, que han sido engañados y las mafias les obligan a mendigar para pagar la supuesta deuda que han contraído por haberles llevado hasta allí.

Un equipo de sinfiltros.com se ha desplazado hasta Rumanía para buscar el origen de esta trama que engaña y explota a personas indefensas, sin ningún miramiento, con el único propósito de enriquecerse a toda costa. El perfil más común de los “traficantes” de personas es el clan familiar, que tiene perfectamente repartidas las tareas entre sus miembros, desde el reclutamiento hasta el transporte al país de destino. Uno de ellos, muy conocidos por el escándalo de los esclavos, son los Grancea. Viven en Berevoesti, un pequeño municipio a poco más de dos horas de Bucarest, aunque la mayoría de los hombre se encuentra en la cárcel y las mujeres en arresto domiciliario por, entre otras cosas y según la policía rumana, tener gente mendigando para ellos y esclavos en el domicilio.

Aunque ya son menos lo casos, en España sigue habiendo gente que nos confirma que hay grupos organizados o “jefes”, como ellos les llaman. Otros intentan desviar el tema y se niegan a aceptarlo. Nos dicen que todo el dinero es para ellos y su familia. Después de conocer todo este entramado llega el momento de preguntarse: ¿les estamos ayudando cada vez que les damos una moneda o estamos colaborando con un negocio que explota a la gente?

Publicación

13 de diciembre, 2017

Créditos

  • ReporterosLeopoldo Álvarez y Noelia Cañas
  • ImagenIñigo Aramburu y Antonio Marquez
  • MontajeDavid Santamaría
  • Producción Laura Martínez

Categorías

Comentarios

Aporta, opina, participa en la conversación, apoya, condena, di lo que tengas que decir, lo que piensas, lo que sientes. Pero hazlo con educación y respeto. Gracias.

Galería

Escenas

Este vídeo está rodado en EspañaRumanía

* Haz click sobre los puntos destacados del mapa para ver más vídeos por sus localizaciones.

Otros Vídeos que te pueden interesar

Relacionados

En esta misma categoría