Madrid, nido de gaviotasLas carroñeras marinas invaden la vida lejos de la costa

Los vertederos y las lagunas atraen a las aves marinas por excelencia al punto de la península Ibérica más alejado del mar. Sus excrementos suponen un foco de infección.

  • facebook
  • Tweet
  • pinit
  • mename
  • Linkedin
  • mail
  • WhatsApp

Valora esta noticia

Información

Cuando pensamos en aves marinas, la primera imagen que nos viene a la cabeza es sin duda la de una gaviota. Es por eso que nos resulta sorprendente verlas sobrevolar el cielo de Madrid, el punto de España más alejado de la costa. ¿Qué hacen las gaviotas tan lejos del mar?

La respuesta es sencilla. Siguen su instinto. Al llegar el invierno migran a sitios más cálidos donde buscan refugio y comida. Eso lo encuentran en las lagunas y los vertederos de la capital de España. Tanto es así, que en los últimos años se ha multiplicado su presencia y ya no están de paso, sino que las podemos ver durante todo el año.

Desde SEO Birdlife llevan años estudiando este fenómeno. Algo que fue motivo de polémica y también de mofa durante la alcaldía de Ana Botella es ya una realidad. Se han llegado a censar 120.000 ejemplares de gaviota sombría y alrededor de 100.000 gaviotas reidoras. Sin embargo, los grupos ecologistas se niegan a hablar de especie invasora porque estiman que no rivalizan por la supervivencia con las especies del lugar, sino que conviven puntualmente.

La gestión de basuras, la transformación del boom inmobiliario y el cambio climático han formado un perfecto caldo de cultivo. Nuestra basura es su alimento. Solo les faltaba un lugar donde sentirse cómodas. Y ese lugar son las lagunas del extrarradio y las graveras del río Manzanares, que atraviesa la ciudad.

En lugar del pescado fresco del mar, las gaviotas encuentran su alimento en los vertederos tierra adentro, donde también contraen bacterias. El cámbio de hábito y su presencia en la ciudad hace que aumente el riesgo de infección.

El plan de recuperación de la vida del río de los últimos años comienza a tener éxito. En él ha participado Ecologistas en Acción. Las plantas vuelven a crecer y con ellas no solo vuelve la fauna autóctona, sino también otros visitantes.  Las placas informativas de los puentes del Manzanares nos muestran la foto de varias aves pero, cuando miramos al agua, es otro pájaro el acapara la atención: La gaviota, que ha pasado de ser una anécdota a convertirse en parte del paisaje madrileño, sorprendiendo tanto a turistas como a residentes.

Es la mano del hombre la que atrae su presencia y también los riesgos que conlleva. Por su naturaleza de basurera y carroñera, las gaviotas son portadoras de diversas infecciones como la Salmonella. Pero la más peligrosa podría ser la bacteria Escherichia coli, conocida como e-coli. Se trata de una bacteria que transmiten a través de sus heces y que en los últimos años ha demostrado una super resistencia a varios antibióticos comunes.

De momento apenas interactúan directamente con el hombre, pero según las gaviotas empiezan a salir de los vertederos para pasearse por los parques de la ciudad, el riesgo de contagio crece.

Descubre los reportajes sobre medio ambiente en Sinfiltros.

Publicación

30 de abril, 2018

Créditos

  • ReporteroDavid Castro
  • ImagenJavier Uriarte e Íñigo Aranburu
  • MontajeSergio Gª Forneiro
  • GrafismoCarolina Monteverde
  • DocumentaciónCristina Quintana
  • ProducciónMaría José Vallano

Categorías

Comentarios

Aporta, opina, participa en la conversación, apoya, condena, di lo que tengas que decir, lo que piensas, lo que sientes. Pero hazlo con educación y respeto. Gracias.

Galería

Otros Vídeos que te pueden interesar

Relacionados

En esta misma categoría